La quinoa es un alimento fuente de carbohidrato y de proteína. Su valor como fuente de proteína radica en que aporta todo el perfil de aminoácidos esenciales por porción. Esta es una forma bastante sencilla de empezar a probarla, cuando aún no forma parte de nuestra alimentación.

Ingredientes 

  • 1 taza de quinoa cruda 
  • 2 tazas de agua
  • ½ cucharadita de sal
  • 2 tomates 384 g
  • ½ pepino grande o 1 pequeño en cuadritos sin cáscara 200 g
  • 1 cucharada de aceite de oliva 7 g
  • Jugo de un limón
  • Media cucharadita de sal
  • Hojas de albahaca al gusto

Preparación 

  1. En una olla, colocar el agua con la sal y calentar
  2. Una vez que hierve, agregar la quinoa, bajar el calor y cocinar hasta que reviente.
  3. Retirar del fuego y dejar enfriar
  4. Lavar el tomate y picarlo en cuadritos
  5. Lavar el pepino, pelarlo y picarlo en cuadritos
  6. Lavar las hojas de albahaca y picarlas 
  7. En un tazón, colocar la quinoa cocinada
  8. Agregar el tomate, el pepino, el aceite de oliva, el jugo de limón, las hojas de albahaca y la sal

Valor Nutricional por porción – rinde 4 porciones

  • Energía 270 kcal
  • Grasa 6 g
  • Carbohidratos 45 g
  • Fibra 6 g
  • Proteína 10 g

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *