Una alimentación saludable incluye carbohidratos

Actualizado: 23 mar

El problema inicial con este macronutriente es hacer referencia a los carbohidratos de manera general, esto es un error frecuente en nutrición: hacer referencia al nutriente cuando en realidad se está hablando de los alimentos que son fuente del nutriente. No todos los carbohidratos son iguales, ni hacen alusión a la misma molécula. Un ejemplo de esto es la leche de vaca, la cual técnicamente es fuente de carbohidrato, por su contenido de lactosa (‘azúcar’ de la leche); sin embargo no se suele incluir dentro de esos carbohidratos a los que se hace referencia de manera general.


Los carbohidratos son macronutrientes compuestos esencialmente por moléculas de glucosa. Se clasifican dependiendo de las combinaciones en términos de tipo y cantidad de moléculas. Esta clasificación se puede reducir - para efectos prácticos - a carbohidratos simples y complejos. Y aunque al ser metabolizados el producto final es la glucosa, para el cuerpo no es lo mismo un té frío azucarado, un trozo de pan blanco o una papa asada.


Los carbohidratos (más específicamente la glucosa como resultado último del proceso digestivo) son vitales porque son la fuente de energía primordial para el organismo humano, particularmente para las células del sistema nervioso (incluyendo las neuronas) y otras células como los glóbulos rojos. Pero más allá de ser fuente de energía, los carbohidratos participan en procesos como la comunicación entre células, la función celular de los nervios y el cerebro, y la formación de membranas internas. Por eso existe una cantidad mínima de carbohidratos que toda persona debe consumir para cubrir - al menos - los requerimientos del cerebro y otros sistemas, y lograr que funcionen de manera óptima.