Pescado y consumo de Omega-3

“Hay que consumir pescado porque es bueno para la salud del corazón”.


Esta es una recomendación común en salud, ¿la razón? el contenido de ácidos grasos omega-3. El omega-3 es un ácido graso poliinsaturado considerado esencial para el cuerpo humano, que previene enfermedad cardiovascular - al menos in vitro ha demostrado propiedades antiinflamatorias, antitrombóticas y antiarrítmicas - .


El nombre deriva de su estructura química en referencia a la cantidad de carbonos al final de la cadena. El nombre hace referencia a una familia, al igual que los ácidos grasos omega-6. Dentro de los ácidos grasos omega-3, el EPA y el DHA son de particular interés, debido a que el cuerpo los produce en cantidades limitadas, pero se encuentran de forma abundante (¿adivinen?) en los aceites de ciertos pescados.


Su consumo está asociado - casi inversamente proporcional - con la incidencia de infartos y derrames; es decir, entre mayor su consumo, menor la probabilidad de tener enfermedad cardiovascular. Los investigadores del tema tienen la teoría que los ácidos grasos EPA y DHA brindan este beneficio porque como son altamente insaturados, al juntarse en las membranas celulares, disponen del espacio celular de una manera que afecta directamente la estructura y las actividades de las funciones de los tejidos promoviendo la salud de los mismos.


Pero entonces, ¿qué hacemo