El hierro en la alimentación sin carne

El hierro es un mineral presente en la hemoglobina de los glóbulos rojos de la sangre, cuya principal función es transportar oxígeno desde los pulmones hacia las células de todos los órganos y tejidos. El hierro componente de las células musculares (mioglobina), se encarga de retener y almacenar oxígeno en los músculos para su uso.


Una deficiencia de hierro se puede presentar cuando las pérdidas o las bajas ingestas a través de la dieta no pueden ser compensadas por los mecanismos de absorción. Cuando la deficiencia del mineral se complica a estadios avanzados, es cuando se presenta la anemia por deficiencia de hierro, debido a que no hay suficiente mineral para la producción de glóbulos rojos. Esto provoca que haya muy pocos glóbulos rojos en circulación, y por lo tanto que se manifiesten los síntomas.


Los síntomas de la deficiencia de hierro son inespecíficos, según se indican en el Nutrition Guide for Clinicians y se pueden confundir con problemas de conducta y de motivación como por ejemplo fatiga, irritabilidad, cambios de humor y dificultad para hacer ejercicio. Otros síntomas que se pueden manifestar son disminución del apetito (especialmente en niños), pica (ansia y consumo intencional de hielo, tiza, tierra entre otras sustancias no alimenticias), palidez, dificultad para respirar y síndrome de piernas inquietas. La deficiencia de hierro en los niños pequeños aumenta el riesgo de retrasos en el desarrollo y trastornos del comportamiento. Cuando la deficiencia avanza a anemia, los síntomas se agravan manifestando la complicación del problema.