top of page
Buscar

Vitamina B12 en la Alimentación Vegetariana

Actualizado: 6 abr

Más Allá de los Mitos y las Pruebas de Laboratorio


Hablar de la vitamina B12 es básico en la alimentación sin productos de origen animal, ya que suele ser un tema que genera preocupación y confusión.

 

Las plantas no necesitan vitamina B12, por eso no la contienen.  Toda la vitamina B12 en el mundo es producida por bacterias, eso incluye las bacterias que se encuentran en el tracto digestivo de los animales y los humanos.

 

Ciertos animales herbívoros como las vacas son capaces de absorber en sus intestinos la vitamina que las bacterias producen.  En el humano, esas bacterias se encuentran en la parte baja del intestino grueso y como la absorción de nutrientes sucede en el intestino delgado, no se puede considerar esa producción endógena a favor del cuerpo humano.

 

Otras especies, incluidos los primates, consumen pequeñas cantidades de productos animales como insectos o excremento, que contienen ya sea la vitamina o las bacterias que la producen.  Por eso, es posible encontrar esta vitamina en el hígado, carne y leche de los animales.

 

Si viviéramos en un mundo más conectado con la naturaleza, el consumo de esta vitamina en dietas sin productos de origen animal no representaría un problema; ya que la vitamina B12 fluiría a través de nuestro sistema digestivo y a través de nuestros tejidos, de la misma manera que fluye a través de los sistemas de esas especies de animales.

 

En el mundo actual, donde todas las acciones están dirigidas a higienizar, limpiar y desinfectar; la deficiencia de vitamina B12 sí representa un problema para las personas que no consumen productos de origen animal, ya que solo de ellos se puede obtener la forma activa de esta vitamina.

 

Hay ciertos alimentos de origen vegetal que se han calificado como fuente de esta vitamina, como por ejemplo la soya fermentada, los hongos y las algas marinas.  Lo que estos alimentos contienen son moléculas que son muy similares a la vitamina B12, pero que no tienen una actividad real como vitamina para los humanos.

 

Los únicos alimentos de origen vegetal fuente de esta vitamina son los que están fortificados, como algunas leches vegetales y cereales para desayuno, por ejemplo.



Productos de origen animal fuente de vitamina B12


Los Exámenes de B12: ¿Son Realmente Necesarios?

 

La vitamina B12 es esencial para el funcionamiento correcto de nuestro cuerpo, ya que juega un papel crucial en el funcionamiento de nuestro sistema nervioso y la producción de ADN. Cuando no tenemos suficiente vitamina B12, dos sustancias en nuestro cuerpo, conocidas como homocisteína y ácido metilmalónico, aumentan sus niveles, lo cual es una señal de que algo no está bien.

 

Los expertos han establecido que los niveles normales de vitamina B12 en nuestro cuerpo deberían estar entre 150 y 350 pg/ml. Si tenemos menos de eso, es importante chequear los niveles de ácido metilmalónico para confirmar si realmente nos falta vitamina B12. También hay otra sustancia, la holotranscobalamina, que podría indicar tempranamente si estamos empezando a tener una deficiencia de esta vitamina.

 

Es común solicitar exámenes de laboratorio para medir los niveles de vitamina B12 en el organismo; sin embargo, los niveles reales de la vitamina no es posible medirlos en sangre. Un valor de vitamina B12 por encima del punto de corte no indica necesariamente un estado adecuado, pero un valor bajo puede representar una ingesta baja prolongada.

 

Los resultados van a variar no solamente según el método utilizado y el laboratorio que realiza el análisis, sino que un resultado dentro del rango considerado normal, puede deberse a que el nivel se está manteniendo a expensas de la vitamina B12 de los tejidos.



 

La medición de la vitamina B12 en sangre puede, en ciertos casos, mostrar niveles dentro de los rangos normales o incluso excederlos por varias razones, aún en presencia de una deficiencia funcional de vitamina B12 en el cuerpo. Esto puede parecer contradictorio, pero hay varios factores y condiciones que contribuyen a esta discrepancia:


  • Almacenamiento y Liberación de B12: La vitamina B12 se almacena en el hígado, y el cuerpo tiene la capacidad de almacenarla en cantidades relativamente grandes comparadas con su tasa diaria de uso. En situaciones de disminución de la absorción o ingesta insuficiente, el cuerpo puede comenzar a utilizar estas reservas, manteniendo niveles séricos de B12 normales durante un tiempo, incluso cuando la ingesta o absorción es inadecuada.

  • Heterogeneidad de las Transcobalaminas: La vitamina B12 en la sangre está ligada principalmente a dos proteínas transportadoras: transcobalamina I (TC I) y transcobalamina II (TC II). La B12 ligada a TC II es la que realmente está disponible para ser utilizada por las células. Sin embargo, las pruebas estándar de B12 en sangre no diferencian entre B12 ligada a TC I y TC II, por lo que un nivel alto de B12 total no necesariamente indica una disponibilidad adecuada de B12 para uso celular.

  • Influencia de Suplementos y Fortificación de Alimentos: El consumo de suplementos de vitamina B12 o alimentos fortificados puede aumentar significativamente los niveles séricos de B12, a veces incluso a niveles que exceden el rango considerado normal. Esto puede ocurrir independientemente de la capacidad del cuerpo para utilizar efectivamente la vitamina B12.

  • Problemas de Absorción y Utilización: Enfermedades autoinmunes como la gastritis autoinmune o condiciones como la resección gástrica y la enfermedad de Crohn pueden afectar la absorción de B12. Además, mutaciones genéticas en los receptores o enzimas involucradas en el metabolismo de la B12 pueden afectar su utilización a nivel celular, sin reflejarse necesariamente en los niveles sanguíneos.

  • Interferencias en la Medición: Algunos componentes en la sangre pueden interferir con las pruebas de laboratorio, llevando a resultados falsamente elevados. Esto incluye la presencia de análogos de la B12 presentes en ciertos alimentos (como las algas) o derivados de bacterias intestinales, que pueden ser detectados por las pruebas de laboratorio como B12, aunque no sean biológicamente activos para el cuerpo humano.

  • Condiciones Médicas y Medicamentos: Algunas condiciones médicas y el uso de ciertos medicamentos pueden influir en los niveles séricos de vitamina B12, causando aumentos que no reflejan necesariamente el estatus nutricional de la vitamina.


Por estas razones, los niveles séricos de vitamina B12 por sí solos, no son definitivos, para diagnosticar una deficiencia funcional de B12. Por eso, se recomienda complementar la evaluación con pruebas adicionales, como los niveles de ácido metilmalónico (MMA) y homocisteína, para obtener una imagen más precisa del estado nutricional de B12 en el cuerpo.


 

Curiosamente, aunque una dieta rica en folato (otra vitamina) puede ayudar a mantener la salud de nuestra sangre, también puede ocultar una deficiencia de vitamina B12, lo que podría llevar a problemas serios, incluso daño a los nervios, que a veces puede ser irreversible. Esto es preocupante porque los problemas nerviosos pueden aparecer incluso sin que tengamos anemia, una condición usualmente asociada con la falta de vitamina B12.

 

Además, hay un tipo de deficiencia de vitamina B12 que se llama "leve", la cual es complicada porque no muestra síntomas evidentes y puede pasar desapercibida por mucho tiempo, a veces incluso décadas.



Tubo de ensayo con sangre recolectada para análisis de laboratorio de vitamina B12


Antes de hacerse un examen de sangre…

 

Antes de proceder a realizar un examen de sangre para medir los niveles de vitamina B12, la recomendación es prestar atención a los posibles síntomas de una deficiencia de esta vitamina. La vitamina B12 es esencial para numerosas funciones del cuerpo, incluyendo la formación de glóbulos rojos, la función neurológica y la síntesis de ADN. Una deficiencia no solo puede causar problemas de salud a largo plazo, sino que también puede afectar significativamente la calidad de vida diaria.

 

A continuación, detallo los síntomas más comunes asociados con la deficiencia de vitamina B12, que pueden servir como indicadores iniciales para considerar una evaluación más detallada.

 

Síntomas de la Deficiencia de Vitamina B12

  • Fatiga y debilidad: Una sensación persistente de cansancio y falta de energía puede ser uno de los primeros signos de deficiencia de B12, debido a su papel en la producción de glóbulos rojos que transportan oxígeno por todo el cuerpo.

  • Mareos y problemas de equilibrio: La deficiencia de B12 puede afectar el equilibrio y provocar sensaciones de mareo, especialmente al subir escaleras o al cambiar de posición rápidamente.

  • Palidez o ictericia: La falta de B12 puede causar una disminución en la producción de glóbulos rojos, lo que puede hacer que la piel luzca pálida o ligeramente amarillenta debido a la ictericia.

  • Problemas neurológicos: Los síntomas pueden incluir hormigueo en las manos y los pies, dificultad para caminar, pérdida de memoria, confusión y cambios de comportamiento. Estos problemas surgen debido al deterioro de la función nerviosa por la falta de B12.

  • Cambios de humor y depresión: La B12 está involucrada en la síntesis de sustancias químicas cerebrales que afectan el estado de ánimo, como la serotonina y la dopamina, por lo que su deficiencia puede contribuir a la depresión y cambios de humor.

 

Si experimenta uno o varios de estos síntomas, es recomendable consultar a un profesional de la salud. Aunque estos signos pueden ser indicativos de una deficiencia de vitamina B12, también pueden ser causados por otras condiciones de salud, lo que subraya la importancia de una evaluación médica completa. Además, puede pasar lo contrario, como por ejemplo en el caso de los problemas neurológicos relacionados con la falta de vitamina B12, no siempre son fáciles de identificar y pueden ser confundidos con otros problemas.

 

Por eso, no es suficiente solo medir los niveles de vitamina B12 en la sangre para saber si realmente nos hace falta, ya que estos niveles pueden parecer normales incluso cuando en realidad estamos usando las reservas de vitamina B12 de nuestro cuerpo. Esto significa que un resultado "normal" no siempre garantiza que todo esté bien.


Suplemento de vitamina B12 formado el nombre de la vitamina

 

Prevención y Suplementación

 

Por lo tanto, la medida nutricional siempre va a ser la prevención. Eso significa que todas las personas vegetarianas y veganas, o personas que excluyen de su alimentación los productos de origen animal, deben suplementarse.

 

Para algunos, el consumo de vitamina B12 puede ser controversial: tener que tomar un suplemento hace que una alimentación vegetariana no sea natural.  Este argumento tiene una explicación lógica, que desafortunadamente no aplica en los tiempos modernos, por lo que la suplementación es la medida más acertada.

 

Conclusión

La alimentación consciente y saludable es un pilar de nuestro bienestar. La vitamina B12, aunque presenta desafíos únicos en una dieta VEG, es un aspecto que podemos manejar eficazmente con la información y las estrategias correctas. La suplementación es segura y necesaria para ayudarnos a cubrir nuestras necesidades, sin comprometer nuestros principios éticos y de salud.

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page